Datos personales

Mi foto
Córdoba, España
¡Bienvenidos!

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Espaguetis con berenjenas blancas y salsa de tomate





Espaguetis con berenjenas blancas y salsa de tomate
Esta semana he visitado el campo de mi cuñado y me he traído las que posiblemente sean las últimas de berenjenas blancas de su huerto; aunque nunca se sabe y de continuar el calor quizá tenga producción hasta en diciembre. La berenjena blanca no es una variedad muy comercial o conocida, pocas veces la he visto en alguna frutería, y me resulta extraño que no sea más apreciada porque sus ejemplares tienen un sabor ligeramente dulce, no son amargas y su pulpa es suave y cremosa. A mí me gustan más que las moradas y me parecen insuperables fritas o asadas.

Espaguetis con berenjenas blancas y salsa de tomate
Gracias al huerto ecológico de mi cuñado me he vuelto un poco sibarita con las berenjenas, siempre que puedo reemplazo las moradas por las blancas en las recetas. Si bien esta pasta se puede hacer con cualquier tipo de berenjena; no voy a negar que me encanta el contraste de sabor que se crea entre la sutil dulzura de la berenjena blanca y la suave acidez de la salsa de tomate. ¡¡Una delicia!! Espero que animen a probar este apetitoso plato con sus berenjenas preferidas, siempre queda rico. Recuerden que me pueden encontrar en Facebook.

Ingredientes para 5 personas:
6 cucharadas de aceite de oliva
1 cebolla roja mediana finamente picada
1 diente de ajo triturado
Sal 
600 gramos de tomates pera maduros rallados (sin la piel)
1 cucharadita de hierbas provenzales 
1/2 cucharadita de azúcar (opcional)
500 gramos de berenjenas blancas ( 2 unidades medianas y 1 pequeña)
Una pizca de pimienta negra recién molida
400 gramos de espaguetis finos
100 ml del agua de la cocción de la pasta

Preparación:
Como las berenjenas blancas no son amargas no las he puesto a sudar con sal antes usarlas en la receta. Si las berenjenas que acostumbran a comer suelen ser amargas, es mejor que hagan ese paso previo.

Preparación espaguetis con berenjenas blancas y salsa de tomate
Comenzamos con salsa. Ponemos a calentar 3 cucharadas de aceite de oliva en una cacerola grande, agregamos el ajo y la cebolla y sofreímos a fuego medio hasta que la cebolla se vea blanda y transparente. Sazonamos el sofrito con una cucharadita al ras de sal. Cuando la cebolla esté suave, adicionamos el tomate rallado, una cucharadita de hierbas provenzales, y removemos. Tapamos la cacerola, dejamos cocinar la salsa a fuego medio durante 15 o 20 minutos, removiéndola ocasionalmente para evitar que se pegue o se queme. Al final de la cocción, probamos la salsa y, si tiene un poco de acidez, corregimos la sazón con media cucharadita de azúcar.

Preparación espaguetis con berenjenas blancas y salsa de tomate
Mientras se cocina la salsa, lavamos las berenjenas, las secamos y las cortamos en cubitos de 2 cm aprox. Seguidamente, calentamos 3 cucharadas de aceite de oliva en una sartén y salteamos los cubitos de berenjenas a fuego medio-alto hasta que estén doraditos y bien hechos. Sazonamos con una pizca de sal y pimienta recién molida. No exageren con la sal, recuerden que la salsa ya está sazonada, lo mejor es probar la berenjena para ajustar la sazón sin pasarnos. Una vez que los cubitos estén bien hechos, los retiramos del fuego y reservamos.
En este punto ponemos a cocinar los espaguetis en agua con sal siguiendo las instrucciones del envoltorio. Escurrimos la pasta y reservamos 100 ml del agua de la cocción. Mezclamos los espaguetis con la salsa de tomate y adicionamos los 100 ml de agua que habíamos apartado. Removemos mientras calentamos la pasta por un par de minutos a fuego bajo. Finalmente, incorporamos la berenjena salteada, apagamos el fuego y servimos. 

¡Quedaron buenísimos!
Receta espaguetis con berenjenas blancas y salsa de tomate

¡A disfrutar!
Pasta con berenjenas blancas y salsa de tomate
¡Hasta pronto!

miércoles, 18 de octubre de 2017

Hamburguesas y albóndigas de lentejas




Hamburguesas y albóndigas de lentejas
Bien sea por temas de salud o por no patrocinar la crianza  cruelintensiva de animales; cada vez hay más personas (entre las que me incluyo) interesadas en disminuir el consumo de alimentos de origen animal de su dieta. Y pensando en cómo preparar comidas vegetarianas apetitosas que tuvieran un sabor y una consistencia parecida a la carne, me acordé de las deliciosas albóndigas de lentejas que, desde hace años, prepara mi tía Niña, y que tanto éxito tienen en las celebraciones familiares. 
                                                                                                                                                                    
Hamburguesa vegana de lentejas
Mi querida tía Niña hace dos versiones de albóndigas de lentejas: una totalmente vegana y otra con mezcla de carne y lentejas. Hasta ahora esta última me parecía la más deliciosa de las dos. Sin embargo, con la receta de hoy he descubierto que al sazonar la masa de lentejas con una buena cantidad de especias, se obtiene un resultado tan apetitoso como la versión con carne. ¡¡Quedan realmente deliciosas!! No miento cuando digo que estas albóndigas y hamburguesas veganas de lentejas complacerían sin problemas el paladar más carnívoro. 

Albóndigas veganas de lentejas
Como verán más adelante en la preparación, he usado un molino de granos para obtener una masa de lentejas bien triturada y fina. En alguna ocasión intenté hacerla con la ayuda de mi procesador de alimentos, que es muy normalito y básico, y no quedé satisfecha con la consistencia gruesa de la masa. Mi procesador no tritura finamente las lentejas, las deja partidas o casi enteras. Así que tuve que terminar de molerlas en la picadora de carne. Sé que todo el mundo no tiene un molino de granos en casa, pero con un procesador de alimentos potente o con una picadora de carne se puede conseguir una masa fina y manejable.

Hamburguesas y albóndigas veganas de lentejas
Hice la receta con medio kilo de lentejas porque suelo congelar una buena cantidad de albóndigas o hamburguesas que voy consumiendo a lo largo del mes. Una vez formadas, las conservo crudas en un contenedor apto para congelación separadas con papel film. Al momento de cocinarlas, se fríen sin descongelar. Recuerden que me pueden encontrar en Facebook.

Ingredientes:
500 gramos de lentejas
1 pimiento morrón verde y grande (ají pimentón verde)
2 cebollas rojas medianas
6 dientes de ajo
2 cucharaditas de pimentón (paprika)
2 cucharaditas de comino en polvo
2 cucharaditas de cúrcuma
Una buena pizca de pimienta negra recién molida
3 cucharaditas al ras de sal 
4-8 cucharadas de pan rallado 
Aceite de oliva virgen extra (cantidad necesaria para freír)

Preparación:
Empezamos lavando muy bien las lentejas y dejándolas en remojo durante 4 horas. Finalizado el tiempo de remojo, volvemos a enjuagarlas y las ponemos a escurrir en un colador. Entretanto, lavamos el pimiento y lo cortamos en trozos medianos que puedan pasar con facilidad por el tornillo de empuje del molino. También cortamos en trozos medianos la cebolla y pelamos los dientes de ajos. Revolvemos las verduras troceadas con las lentejas escurridas, ajustamos los discos del molino para que la masa salga fina (en la picadora de carne coloquen el disco con los agujeros más pequeños) y comenzamos a moler.

Preparación hamburguesas y albóndigas de lentejas
Al terminar de moler, sazonamos la masa de lentejas. Adicionamos las dos cucharaditas de cada especia (comino, pimentón y cúrcuma). Agregamos una pizca generosa de pimienta negra y las tres cucharaditas de sal. Removemos muy bien usando las manos para que la masa tenga un sabor homogéneo y no queden partes desabridas y otras muy sazonadas. En este punto, recomiendo probar la masa para que corregir la sazón a nuestro gusto. Yo no he adicionado nada más, pero cualquier corrección que quieran hacer (p. ej., agregar más sal o pimienta), debe hacerse en este momento cuando la masa aún está acuosa y resulta sencillo disolver los condimentos.  

Preparación hamburguesas y albóndigas de lentejas
Una vez que tengamos la masa correctamente sazonada, pasamos al que para mí es el paso más importante de la receta: el momento de agregar el pan rallado. Quizás parezca una exageración la importancia que le doy a la adición de este ingrediente en la masa; pero es que si nos pasamos, tendremos unas hamburguesas secas, y si nos quedamos cortos, es probable que se deshagan al freírse. 
En los ingredientes no escribí la cantidad exacta de pan rallado porque puede variar, la masa de lentejas es acuosa por los jugos que expulsan las verduras al molerse y por el agua que han absorbido las lentejas en el remojo. Con que añadan un pimiento más grande que el mío o remojen las lentejas durante más tiempo, ya tendrán una masa con más líquido que la mía. Por ello recomiendo adicionar el pan rallado cucharada a cucharada, removiendo muy bien tras cada adición. De esta forma, le damos tiempo a el pan de absorber la humedad de la masa y evitamos pasarnos con el mismo. La masa ha de quedar suave, manejable y un poquito pegajosa; no debe sentirse densa como una plastilina, una masa quebrada o una masa de arepas. 

Preparación hamburguesas y albóndigas de lentejas
Controlado el tema de la masa, pasamos a formar las hamburguesas y las albóndigas. No es obligatorio hacer las dos cosas, lo he hecho así para que vean que la misma receta vale para ambas elaboraciones. En el caso de las albóndigas hay que hacerlas pequeñas, del tamaño de un bocado, 3 cm de diámetro aprox. Las hamburguesas las hice de un tamaño medio, de 8 cm de diámetro x 1.5 cm de espesor. 
Seguidamente, ponemos a calentar abundante aceite de oliva en una sartén de fondo grueso (sin que llegue a humear) y freímos las albóndigas y hamburguesas a fuego medio, se les da la vuelta cuando formen costra de un lado, antes no. Recomiendo vigilar que la temperatura del aceite, no tiene que estar excesivamente caliente, recuerden que la masa está hecha con lentejas crudas y debe quedar bien cocida por dentro. No son agradables las albóndigas quemadas por fuera y crudas por dentro. 

Preparación hamburguesas y albóndigas de lentejas
Colocamos sobre papel absorbente cada tanda de hamburguesas o albóndigas que vamos sacando del aceite. Algunas veces, cuando no me apetece freír, aso las hamburguesas en una plancha antiadherente de fondo grueso, agrego un poquito de aceite sobre la plancha y las dejo asarse a fuego medio-bajo. Siendo sincera, he de reconocer que la versión frita es espectacular y las asadas, aunque están buenas, me resultan menos gustosas y jugosas. Dejo a elección de cada cual el tema de freírlas o asarlas. Para las albóndigas sí que es obligatoria la preparación frita, una vez las asé en al horno y quedaron demasiado secas. 

En esta foto se aprecia la pinta de la hamburguesa asada en la plancha.
Hamburguesa asada de lentejas
Recomendaciones: Recuerden que tanto las albóndigas como las hamburguesas se pueden poner a congelar crudas separadas con papel film. Posteriormente se fríen sin descongelar siguiendo los mismos pasos de la receta de hoy. En el caso de las hamburguesas asadas, igualmente se asan  sin descongelar en una plancha o sartén a fuego medio-bajo. 
Las albóndigas fritas tienen varias opciones de degustación; se pueden servir como un aperitivo acompañadas de salsa rosada (así las presenta mi tía), también son ideales para rellenar tacos y burritos veganos y están deliciosas con un tomate frito casero. 
Con esta receta me salieron 15 hamburguesas y 30 albóndigas de lentejas. 

Albóndigas veganas de lentejas
¡¡Hasta pronto!!

martes, 3 de octubre de 2017

Ensalada de zanahoria con pepino y bonito del norte




Ensalada de zanahoria con pepino y bonito del norte
Cuando tengo pocas ganas o poco tiempo para cocinar, una buena ensalada me resuelve la vida y me quita de complicaciones con la comida. En esta oportunidad la he preparado con ingredientes sencillos que considero esenciales en mi lista de la compra, por su disponibilidad y bajo coste. Probablemente la mayoría de ustedes siempre tienen a mano zanahorias, cebollas y pimientos, y en verano no les faltan tomates y pepinos. Pues solo hay que mezclar estos ricos vegetales para disfrutar de una ensalada apetitosa, completa y saciante.

martes, 5 de septiembre de 2017

Boronía con berenjena y plátano maduro (receta colombiana)





Boronía con berenjena y plátano maduro
Mientras pensaba en cómo aprovechar las berenjenas que me regalan en esta época del año, me acordé de la boronía, un plato tradicional de la gastronomía del Caribe colombiano que se acostumbra a servir como acompañamiento de pescados y carnes. Hacía muchos años que no preparaba este majado de berenjenas con plátano maduro sazonado con un sofrito de tomate, cebolla y ajo. Pero tan pronto como recordé su delicioso sabor dulzón y su consistencia suave y jugosa, no tardé en comprar unos plátanos machos amarillos para prepararla. 

martes, 22 de agosto de 2017

Baba ganoush con pimientos asados




Baba ganoush con pimientos asados
Desde que en el pasado invierno descubriera la receta del baba ganoush con pimientos asados de Give Recipes, un maravilloso blog de cocina turca, no veía la hora de que llegara el verano para hacerlo con las berenjenas ecológicas del huerto de mi cuñado. Tenía la impresión de que estaría delicioso y que me gustaría tanto como el hummus y el baba ghanoush con tahini. No sé qué tienen esos patés vegetales que despiertan en mí una gula insaciable, ya los puedo servir con pan de pita o galletas saladas, que siempre me los acabo comiendo a cucharadas y me sobra todo lo demás. Para mí son un vicio divino. 

miércoles, 16 de agosto de 2017

Arroz con lentejas




Arroz de lentejas
Recuerdo que cuando publiqué la preparación del lomo de cerdo a la naranja, algunos de ustedes me preguntaron por la receta del arroz de lentejas que serví como guarnición de la carne. Desde entonces la tenía en mis pendientes por publicar y hoy por fin me he acordado de compartirla en el blog. Más vale tarde que nunca jejeje...

lunes, 31 de julio de 2017

Cheesecake o tarta de queso con mermelada de frutos rojos




Cheesecake con mermelada de frutos rojos
Hace algo más de 2 años publiqué en el blog la preparación de la cheesecake con salsa de frutos rojos. Era la receta que usaba cuando me apetecía comer este postre o cuando hacía alguna tarta para regalar. Me gustaba mucho como quedada y hasta la fecha no me había dado problemas. Pero la semana pasada preparé una cheesecake siguiendo mi receta al pie de la letra y mientras se estaba enfriando en el horno se agrietó, la inesperada grieta me sorprendió porque nunca me había pasado eso con la tarta de queso. Siempre he cuidado de no batir en exceso la mezcla de queso y huevos y, soy muy paciente con el tiempo de enfriando, no someto a la tarta a cambios bruscos de temperatura. Pese a todas las precauciones, ahí estaba una rica tarta de queso con una importante grieta en todo el centro.

Cheseecake con mermelada de frutos rojos
Después de repasar los pasos de la receta y tras comprobar que no había hecho ninguna modificación, me di cuenta de que el clima era lo único que había cambiado entre la cheesecake que hice la semana pasada y las anteriores. Esta era la primera vez que hacía una tarta de queso en verano, casualmente había hecho las demás en invierno y en otoño. Reconozco que mi experiencia en repostería no es muy amplia, hago pocos postres porque engordo con facilidad, y está claro que la práctica hace al maestro. No obstante, pensé podía haber una relación entre la escasa humedad del verano cordobés y la grieta de la tarta. Con esa idea en mente volví a preparar una cheesecake; pero esta vez decidí hornearla acompañada por un par de recipientes con agua en la parte inferior del horno. 

lunes, 17 de julio de 2017

Pargo al horno con cebolla, alcaparras y limón





Pargo al horno con cebolla, alcaparras y limón
Hoy comparto la receta de un pargo al horno cubierto con un aderezo de cebolla con alcaparras y zumo de limón. Estos tres ingredientes por separado tienen sabores potentes, aunque al mezclarlos y cocinarlos suavemente combinan de maravilla con el pescado sin ahogar su saborY no sé si es porque el pargo estaba muy fresco o porque me encanta la cebolla morada; pero considero que este es el pescado al horno más gustoso que he preparado hasta la fecha. Su carne quedó jugosa y la mezcla de cebolla y alcaparras le dio un rico contraste de sabor dulce-salado.